“Un amigo podría estar esperando tras la cara de un extraño”. – Maya Angelou

Hace menos de un año me cambié de ciudad y esto me hizo pensar en las personas con que ahora hablo menos, en los que aún permanecen en mi vida a pesar de la distancia y en las nuevas relaciones que han empezado a entretejerse.

Saber que cuento con personas a las que realmente les importo me reconforta en los momentos difíciles y me muestra que no estoy sola. Son personas con quienes puedo compartir mis alegrías y tristezas, a quienes considero mis amigos.

Encontrar un amigo es encontrarnos de manera profunda y desde el corazón con otra persona, es descubrir afinidades que nos unen, aún teniendo puntos de vista y creencias distintas.

A este grupo de personas a quienes les importamos y se interesan por nuestro bienestar y cuidado se le llama red de apoyo social. Su cercanía se hace más evidente en momentos de dificultad o sufrimiento, porque son ellos que están con una palabra de apoyo, un abrazo o simplemente para escucharnos.

¿Cómo saber si nuestros vínculos sociales son saludables y valiosos?

Cuando contamos con una red de apoyo, sea esta compuesta de familia, pareja, amigos, ayuda terapéutica u otra, que nos ayuda a:

  • Sentir que somos escuchados y apoyados en momentos de dificultad.
  • Recibir otros puntos de vista de la situación que posiblemente no habíamos visto.
  • Ver cuando no tenemos la razón. A veces ni lo dicen de la mejor manera, pero sabemos que ¡es porque nos quieren!
  • Sentirnos acompañados cuando creemos que no podemos seguir adelante.
  • Afrontar los momentos de crisis de mejor manera.
  • Reírnos, porque a partir de la risa podemos curarnos de nuestros pesares.
  • Encontrarnos. Una amistad es un encuentro íntimo con el otro, pero también consigo mismo.
  • Conocernos, que ambos vibremos en afinidad en momentos difíciles, pero también en momentos de alegría y belleza.
  • Crecer, tener vínculos valiosos nos hace aprender y crecer como seres humanos.

Foto: Mi hermana Yamile y yo. Mi hermana, mi amiga.

¿Cómo puedes fomentar vínculos más saludables?

“Nadie puede relacionarse con otra persona si no se relaciona primero consigo mismo” – Carl Jung

La primera persona con quien es necesario que fomentemos una relación saludable es con nosotros mismos. Valdría preguntarnos:

  • ¿Cuánto tiempo de autocuidado y de soledad interesante me brindo a mí mismo?
  • ¿Cómo me trato?
  • ¿Qué tan gentil soy conmigo?

Reconocer la forma como nos relacionamos con nosotros mismos es un indicativo de la forma como tratamos y permitimos que los otros nos traten.

Brindarnos momentos de autocuidado y soledad interesante nos ayuda a observar y crecer nuestros atributos más valiosos y también observar aquellos rasgos que son difíciles, que nos cuestan o rechazamos en nosotros.

Conocernos a este nivel de profundidad y estar más cómodos con nosotros mismos nos ayuda también a vincularnos con los otros más genuinamente.

Y sobre las otras personas con que estamos vinculados, valdría preguntarnos:

  • ¿Qué tanto tiempo dedico para hablar y comunicarme con las personas que hacen parte de mi red de apoyo?
  • ¿Qué tanto estoy presente para el otro? A esto no me refiero exclusivamente a presencia física o constante, es más estar disponible para apoyar o escuchar al otro.
  • ¿Qué intereses y valores me unen a esa persona?
  • ¿Realmente siento que nos podemos mostrar sin máscaras y ser genuinamente nosotros?

Hacernos estas preguntas nos ayuda a reconocer quiénes son importantes en nuestra vida y qué tanto estamos aportando a que esas relaciones sean significativas no solo para nosotros sino también para el otro.

¿Cómo puedes hacer crecer tu red de apoyo?

Aquí te comparto algunas sugerencias que podrían ayudarte a estar más presente, cuidar tus vínculos y crecer tu red de apoyo:

  1. Cuando estés hablando con un amigo deja el celular fuera de vista. Regálate y regálale a ese amigo ese momento.
  2. En la familia se pueden establecer tiempos para estar metidos en el celular u otra tecnología y momentos que son para estar con la familia. Ejemplo: En mi casa aplicamos que a la hora de los alimentos el celular no está invitado.
  3. Llama a tus amigos y familia con regularidad. Estar en contacto nos acerca y nos fortalece el vínculo que nos une.
  4. Trabaja en tu crecimiento personal. Tenemos rasgos que simplemente son difíciles y otros muy valiosos que tal vez no hemos desplegado lo suficiente.
  5. Visita nuevos lugares en tu comunidad.
  6. Haz algún tipo de voluntariado, esto te puede acercar a personas con intereses y valores similares a ti.
  7. Realiza nuevas actividades o retoma aquellas que te gusten y te impliquen salir de casa.
  8. Mientras realizas actividades cotidianas fuera de casa puede ser una buena oportunidad para conocer personas y hacer amigos.  Date la oportunidad de que los otros te conozcan.

Para concluir, contar con personas que valoran nuestra vida y para quienes somos importantes es invaluable. Del otro lado, también ser ese apoyo para nuestras personas importantes forma vínculos que construyen y hacen más significativa la vida.

“Sé una lámpara, un bote salvavidas o una escalera. Ayuda a sanar el alma de alguien. Sal de tu casa como un pastor” – Rumi

Evelyn Ramírez David
Coach Existencial, Logoterapeuta
IG: @vidaconsentido.co

Si te gustó, ¡compártelo!
Categorías: Artículos

15 Comentarios

Carolina Manjarrez · Mayo 26, 2019 en 9:39 pm

¡Qué buen artículo! ☺️ y qué bien explicado, siempre es importante hacernos estas preguntas y reflexiones acerca de nosotros mismos, y de las que al parecer nos olvidamos, para conocernos mejor y tener relaciones más saludables.

Judith. Juju · Mayo 27, 2019 en 8:02 am

Me encanta tu punto de vista y cómo se proyecta a nuestra realidad , cómo dejar de lado las relaciones virtuales y estar realmente con la gente que queremos y hace parte de nuestra vida. Siempre los momentos de calidad superarán las fotos y comentarios vacíos carentes de autenticidad real.

    Evelyn Ramirez · Mayo 27, 2019 en 12:20 pm

    Total! Así es Juli.Estar inmersos en la tecnología nos aleja de los que tenemos cerquita en el corazón.

Nathalie Rosado Maza · Mayo 27, 2019 en 6:55 pm

Excelente Artículo Evelin, me llamo mucho la atención el punto donde tocas la tecnología la verdad considero que ha cambiado mucho a las personas, desde mi manera de actuar te comento que me desconecto siempre a la hora del almuerzo, con mi familia, en especial con mi hijo y en algun evento social, siempre estoy tratando de utilizarlo lo menos posible, porque siento que invade tu intimidad y muchas gracias por compartir tus experiencias.

    Evelyn Ramirez · Mayo 28, 2019 en 4:23 pm

    Así es, concuerdo contigo Nathalie, que la tecnología nos está distanciando e invade nuestra intimidad. Siento que se hace importante fortalecer y cuidar nuestros vínculos. Gracias por compartirme tu sentir. =)

Luis Jimenez · Mayo 27, 2019 en 9:13 pm

Muy interesante el enfoque del articulo. La red de apoyo en el pasado hacia parte de la vida diaria. El enlace familiar era mas fuerte. Hoy dia muchas familias no tienen cercania o apoyo mutuo por muchas razones. En el pasado no habia necesidad de hacer ningun esfuerzo porque la relacion con la familia era muy estrecha. Incluso, antes hasta el buen vecino hacia parte de esa red de apoyo. Hoy dia las cosas han cambiado.

    Evelyn Ramirez · Mayo 28, 2019 en 5:07 pm

    Han cambiado y mucho. Yo creo que estamos invitados/llamados a fortalecer nuestros vínculos, a estar más presentes. Estamos muy distraidos con demasiadas cosas que nos hacen perder de vista lo realmente importante. Gracias por compartirme tu sentir. =)

Adriana · Mayo 28, 2019 en 3:17 pm

Realmente hermoso, tu ser y tú alma plasmada en este escrito deja un sabor maravilloso de agradable sutileza frente a un tema tan especial y profundo que hace parte de nuestra vida y que por momentos se olvida, gracias Hermosa Eve por compartir una vez más tu claridad, tu visión y corazón. 😘🌷🌷🧚‍♀️

    Evelyn Ramirez · Mayo 28, 2019 en 5:09 pm

    Gracias a ti Adri por leer lo que escribo, me emociona mucho cada vez que encuentro un mensaje tuyo y la reflexión que haces del tema que expongo. Intento poner en palabras lo que pasa por mi mente, corazón y vida en esos instantes. Muchas gracias!!

Carolina · Mayo 28, 2019 en 6:55 pm

Excelente articulo! Iniciar por una relación saludable consigo mismo es el mejor camino para lograr relaciones sanas que expandan las redes de apoyo con las personas adecuadas en los momentos indicados!!

Johanna · Mayo 31, 2019 en 8:22 am

Este artículo también nos invita a pensar en la importancia de vivir el aquí y el ahora. Generalmente dedicamos más tiempo a pensar en lo que ya pasó o en lo que está por venir y, mientras tanto el “ahora” se queda a un lado. Cuando vivimos el aquí y el ahora fortalecemos y consolidamos nuestras redes de apoyo, disfrutamos de los momentos con nuestra familia y amigos e incluso nos regalamos momentos para conocernos a nosotros mismos. Aprendamos del pasado, vivamos el presente y preparémonos para el futuro, siempre con personas valiosas a nuestro alrededor.

Luis Francisco Rodriguez chitiva · Junio 1, 2019 en 4:21 pm

Que buen artículo, me gustó bastante. Gracias Evelyn porque sé que tienes un talento tan grande que en lo personal me llegó al corazón. La vida cambia mucho pero a veces nosotros no cambiamos nuestros hábitos y nos dejamos llevar por la rutina que conlleva a distraernos, igual que la tecnología, tenemos que vivir cerca de los demás y relacionarnos un poco más. Dios te bendiga y gracias por esas reflexiónes que hacen cambiar total nuestra manera de vivir…

Tatiana Vásquez Ramírez · Junio 8, 2019 en 11:34 am

En todo tiempo ama el amigo, y es como un hermano en tiempos de angustia. Proverbios 17:17
Hola Evy. Es realmente importante contar con personas que te impulsan a ser mejor a través del ejemplo que vez de ellos y ellas, es indispensable tener en nuestra vida seres humanos que sólo con su compañía te entreguen lo necesario para darte aliento en tiempos difíciles y para disfrutar aún más de los buenos momentos. Por eso pienso q este artículo nos enseña a tener presente que debemos tomar lo mejor de cada día viviendo un día a la vez.

Yamile Ramírez David · Septiembre 30, 2019 en 10:07 pm

Más vale tarde que nunca y aquí estoy por fín, escribiendo sobre tu artículo que, sobra decirlo, me llegó al alma. La primera vez que lo lei, la emoción me invadió de tal manera que no pude más que pensar en todos los momentos que gracias a Dios hemos compartido, siempre incondicionales, siempre atentas la una a la otra, a escucharnos y por qué no, a consolarnos o alegrarnos según la situación. Los vínculos afectivos, seamos no familiares son fundamentales para una vida saludable, tranquila y feliz! Y una manera de garantizar que sean para siempre, es dando lo mejor de sí. No puedo estar menos orgullosa de la mujer maravillosa en la que se ha convertido mi hermanita menor, quien en su experiencia, en la manera tan particular de ver la vida y servirle a los demás con sus sabios consejos, parece más ella, muchas veces, la hermana mayor! Te recontraquiero!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *